19/1/17

Miedo a la soledad, ¿cómo afecta a tus relaciones? [19-1-17]


Miedo a la soledad, ¿cómo afecta a tus relaciones?


En la sociedad en que vivimos está estipulado que los hombres deben vivir en pareja. La condición humana es vivir con otro y formar una familia.

Esta es la imagen que nos han vendido desde tiempos remotos y que todos seguimos a rajatabla cuando llegamos a la edad adulta.

El miedo a la soledad y a enfrentarse a una nueva vida hace que muchas personas mantengan una situación de pareja, conflictiva o simplemente rota por el tiempo o por la situación.

De hecho, todavía hoy son criticados por muchas personas aquellos que eligen vivir en soledad o que se saltan la norma y deciden llevar unas relaciones diferentes (solteros, separados, parejas gays, parejas sin hijos).

Con todo, se entiende que el ser humano recibe de su ambiente unas presiones que le impulsan a cumplir con lo establecido.

Esto se puede convertir en un problema cuando no somos conscientes y no racionalizamos nuestra situación actual sanamente.

Son muchas las personas que llegadas una edad se sienten presionadas por conseguir novio o pareja, y muchas otras las que mantienen parejas que no les interesan por no salirse de la norma y por miedo a la soledad (por suerte cada vez menos).

El miedo a la soledad y a enfrentarse a una nueva vida hace que muchas personas mantengan una situación de pareja, conflictiva o simplemente rota por el tiempo o por la situación, ya no hay cariño ni amor, sin embargo seguimos la monotonía del día a día sin plantearnos otra opción.

También entra en juego aquí la dependencia que ha surgido de esa persona, ya sea una dependencia material o emocional, a menudo las personas no se separa por problemas económicos, o por los hijos o porque creen que no podrá vivir sin el otro, se siente inútil para llevar una vida en solitario.

De tal manera que ante posibles problemas corre un “espeso velo” que le impide ver la realidad y seguir en su rol de familia feliz.

Esta persona se está engañando a sí misma con excusas, defendiendo a la otra parte, buscando solo lo positivo de estar juntos, etc. El hecho de mantener la relación es por un beneficio secundario que se recibe día a día y que refuerzo el seguir en la misma situación, este beneficio puede ser económico, o compañía, tener cosas que hacer, etc. Dentro de esta dinámica también participan a menudo, el “aguantar todo”, el “positivizar en exceso la situación”, el “no dar importancia a ciertas cosas”.

Todo esto ayuda a camuflar la realidad y a vivir en un mundo de fantasía que no existe. ¿Porqué tengo que aguantar?

Para solucionar esta situación será primordial empezar por flexibilizar esas reglas rígidas de las que hablé al principio y que obligan a la persona a mantener su situación, son frases como “tienes que aguantar por tus hijos”, “la mujer debe estar con su marido”,”adonde vas a ir sola/o”, etc. Por supuesto será difícil cambiar eso en los demás pero no tanto en nosotros mismos.

Podemos flexibilizar estar normas sociales, ¿Por qué debo estar con mi marido pase lo que pase? ¿Dónde está escrito? ¿Quién lo dice? ¿Hay alguna ley que me impida separarme? ¿Porqué tengo que aguantar? La respuesta a todas estas preguntas es NO, entonces por qué no cambiar.

Otro punto importante en este proceso será el de positivizar la idea de soledad, no todo es malo en la vida de soltero, de hecho muchos casados la echan de menos porque les permitía unas cosas que al estar casados no pueden hacer.

Se puede disfrutar de estar solo, y de hecho las personas que eligen esta opción, están muy contentos de haberla elegido.

Desde luego, lo más positivo de estar solo es la independencia, poder hacer lo que quiero, cuándo quiero y con quién quiero, sin obligaciones adquiridas de antemano.

Plantéate objetivos pequeños día a día sin pensar en lo que te gustaría conseguir al final de todo el proceso, así obtendrás gratificaciones más rápidas.

El miedo es difícil de superar, pero una vez tomada la decisión, todo será un proceso lento y con logros pequeños que poco a poco encauzarán tu vida hacia un momento más pleno y gratificante.

Sólo tienes que coger fuerzas y comenzar desde cero, poco a poco y sin prisa. Plantéate objetivos pequeños día a día sin pensar en lo que te gustaría conseguir al final de todo el proceso, así obtendrás gratificaciones más rápidas y cada día por los logros conseguidos y no focalizarás tu atención en lo que todavía te queda por hacer.

Piensa que todo objetivo conlleva un trabajo hasta conseguirlo, las cosas no vienen solas, tendrás que mantenerte firme sin perder tu objetivo de vista ya que sólo tú serás el responsable de llegar a buen puerto.

Soluciona los problemas día a día y no dejes ningún cabo suelto, recuerda que puede aparecer en el futuro y estropear todo lo conseguido.

La vida en solitario aporta muchas cosas buenas: Encuentro conmigo mismo Puedo hacer lo que yo quiero y no lo que esperan de mi Puedo ocuparme de mi casa y mi trabajo y disfrutar de ello Podré organizar mi tiempo como más me apetezca Podré ocupar mi tiempo en hobbies e inquietudes que había dejado de lado Podré dedicarme a conocer gente nueva y a disfrutar de lo que, me puedan aportar Podré iniciar una nueva relación más sana y sincera que la que ante he mantenido durante tanto tiempo Fomentar mi yo interior para saber siempre lo que quiero y no vivir en un mundo de fantasía que no cuadra con la realidad Organizar eventos, fiestas en casa Organizar viajes y salidas de modo independiente Felicitarte todos los días por haber sido capaz de salir de la situación de pareja en la que estabas inmerso Recuperar antiguas amistades Estudiar algo, trabajar si no lo hacía antes, con las cosas buenas y malas que ello conlleva Sentirme útil ayudando a otros,( familiares, amigos), ofreciéndome para trabajos , mudanzas , etc. También así fomento las amistades Positiviza la situación actual y recuerda todo lo malo de la anterior En definitiva: vivir por ti mismo y ser autónomo.

.

17/1/17

Propuesta: Un mundo libre de quejas - WILL BOWEN [17-1-17]


Propuesta: Un mundo libre de quejas - WILL BOWEN

Te propongo un reto de 21 días.

Se trata de una propuesta que -de lograrlo -transformaria nuestra vida y le otorgaria mejor calidad.
Tendríamos mejor salud, menos enfermedades, mejor ánimo, menos dolores, más autoestima, relaciones más satisfactorias: seríamos personas más felices, serenas, autosatisechas.

No consiste en una dieta o dejar de fumar. Si alcanzamos el objetivo, nuestra vida cambiara.
Seis millones de personas en el mundo ya lo han logrado, aunque suene a frase 'infocomercial'.

Es un plan muy simple, creado por la organización 'A Complain Free World' (Un mundo libre de quejas), fundada por el pastor Will Bowen, quién en el sermón matutino de un domingo, invitó a su congregación a iniciar este reto de tres semanas.

Es muy simple: No quejarse, no criticar y no contar chismes.
¡¡¡¿¿Te imaginas??!!!

Para probar que su propuesta era seria, Bowen repartió a toda su congregación una pulsera morada para que -en el momento que se sorprendieran en la queja, en la crítica o en el chisme- se cambiaran la pulsera de muñeca -a fin de hacerlo conciente- e iniciaran otra vez el conteo.
Varias de las personas que participaban del reto -y que decían no quejarse demasiado -tomaron conciencia de que lo hacían un promedio de ¡20 veces al día! Contaminación auditiva pura.
Quejarnos se ha convertido en una epidemia. ¿Has notado cómo cuando nos quejamos del tema que sea, lo único que logramos es sentirnos peor? No sirve para solucionar nada...
Solo significa focalizar nuestra atención y energía en las cosas que NO queremos, y no en las que SÍ anhelamos.

¿Por qué 21 días? Porque así como un huevo de gallina tarda 21 días en madurar, también se requiere 21 dias para que el hombre forme una nueva conducta o un hábito.

Y si la crítica la pienso pero no la digo ¿cuenta? No. Sólo si la emitimos.
Quienes lo han logrado reconocen que no es fácil, sin embargo comentan que después de las tres semanas o el poco más que necesitaron, dejaron incluso de criticar con la mente...
La clave es no darse por vencidos.

Te invito a que empecemos a la brevedad, tu lo decides.
No necesitas una pulsera, cualquier objeto que elijas es bueno: puede ser tu reloj, ponerte una piedrita o una moneda en el bolsillo, lo que sea...
El objeto esta al servicio de darnos cuenta que nuestras actitudes y palabras sólo reflejan lo que pensamos.
Qué vida queremos es la pregunta que nos acompañara los 21 dias, recordando que el conteo recomienza cada vez que emitimos una queja, una critica, un chisme.
Los doctores estiman que dos terceras partes de las enfermedades se generan en la mente.
Esta propuesta es una invitacion al cambio en el pensar y en el que y el como nos comunicamos...
Dejar de quejarse, de criticar y de propagar chismes

Dicen que para lograr una meta, es importante hacer el compromiso con alguien, así que en el momento en que escribo esto comienza mi reto y me comprometo contigo, amigo cibernetico, a lograrlo.
Compromete con alguien, transmite esta propuesta, intentemos hacer de nosotros y de este mundo que habitamos, algo mejor.

16/1/17

El psicoanálisis no es la autoayuda

El psicoanálisis no es la autoayuda

ellitoral.com.-Por Luciano Lutereau

Muchas veces, quienes consultan a un analista afirman cosas del estilo “No puedo arrancar”, “Pierdo el tiempo” y otras frases que exponen el costo que tienen las inhibiciones en la vida cotidiana. Es que éste es un rasgo propio de las neurosis, me refiero a que el deseo se encuentre despulsionalizado. Este aspecto se comprueba en el discurso ordinario con quejas relativas a la falta de “fuerza”, “motivación”, etc.

La manera infructuosa en que los pacientes suelen tratar de resolver estas inhibiciones es por la vía de discursos enfáticos que sostienen que “hay que ponerse las pilas”, “querer es poder” y otras sandeces que, muchas veces, han sido recogidas por los manuales de autoayuda. Que esta orientación es inconducente se manifiesta en el modo en que los consejos que apelan a la voluntad han pasado, en los últimos años, a una consolación que ronda la resignación: “Si sucede, conviene”.

En este punto, la respuesta del psicoanálisis es diversa. En primer lugar, lo que se advierte de manera llamativa en esta posición quejosa es la necesidad de recurrir a una instancia exterior para poder actuar. “Soy hijo del rigor”, dicen algunas personas, que sólo pueden empezar a actuar cuando entran en un tiempo de descuento. Y sin duda es un gran sufrimiento llegar siempre “raspando” o cuando una pérdida es inminente.

En segundo lugar, es notorio que por esta vía el acto quede reducido a un fin exterior, es decir, lo que se hace debe estar subordinado a una finalidad que aparece como un motivo o una justificación. No obstante, los motivos siempre vienen por añadidura, es decir, cuando es preciso asegurar una decisión, por eso nunca nadie logrará actuar en función de conveniencias. De esto, suelen quejarse muchos pacientes, que aunque saben que sería bueno hacer tal cosa u otra... aun así no pueden.

En tercer lugar, esta reducción del acto a un fin exterior expone el núcleo del problema: que nuestros pacientes no pueden actuar por deseo o, mejor dicho, que el deseo no es causa suficiente del acto. En este punto, es que muchas veces nos encontramos con posiciones sintomáticas que es preciso analizar. Por ejemplo, la culpa que eventualmente (y no tanto) produce el deseo. ¿Por qué otro motivo habría que justificar el acto, o tener motivos, sino fuera por la actitud culposa con que se siente que actuar por deseo es algo prohibido?

De acuerdo con esta orientación, la perspectiva del psicoanálisis es diferente a la de aquellas propuestas terapéuticas que buscan incentivar la acción a través de metas o estímulos. Ni recompensas ni castigos propone el psicoanálisis, porque es sabido que eso no conduce sino a más frustraciones e inhibiciones. En todo caso, un análisis empieza cuando alguien acepta el desafío de pensar por qué necesita vivir con un deseo debilitado, y la causa de que su relación con el deber le imponga vivir en el sacrificio. En este sentido, la autoayuda sólo puede dar consejos tan generales como leves, mientras el psicoanálisis apunta al lazo singular que cada uno tiene con su forma de desear.

10/1/17

La gran importancia de fortalecer la autoestima en los hijos [10-1-17]


La gran importancia de fortalecer la autoestima en los hijos

Alertan a padres sobre la importancia de fortalecer la autoestima de sus hijos en este regreso a clases

Una de las principales causas de estrés psicosocial en los niños es la posibilidad de convertirse en víctimas del bullying en este regreso a clases, toda vez que cualquier motivo para percibir a un infante con rasgos "diferentes" es un factor de vulnerabilidad, principalmente por una característica física como la baja estatura por falta de hormona de crecimiento, y esto empeora si su autoestima no se encuentra fortalecida.
Así lo dio a conocer en conferencia de prensa el Doctor Armando Blanco, Endocrinólogo Pediatra por el Hospital Infantil de México "Federico Gómez", quien agregó que "los niños pasan la mayor parte de su tiempo en el colegio, así el rendimiento escolar se puede considerar como una importante medida de su ajuste psicosocial".

Niños con baja estatura

Niños con déficit de hormona de crecimiento, estudiados antes de recibir tratamiento presentaron fallos en su rendimiento escolar sin relacionarlo con la puntuación del coeficiente intelectual, basado en sus expedientes académicos. Además, padres y profesores refirieron que su trabajo se vio con frecuencia interferido por las características de su personalidad como son una pobre concentración, escasa atención y alteraciones en el comportamiento, intentando ser el centro de la clase1.

Importancia de la familia

A pregunta expresa, el experto puntualizó que adicional a las características físicas, para lograr un fortalecimiento de la autoestima de los niños, se deberán considerar las condiciones familiares y sociales en que se desarrolla, preguntar sobre sus actividades físicas, su comportamiento, aprovechamiento escolar y horario de sueño, así como el tipo de trabajo y la relación afectiva entre los padres: "La familia constituye el núcleo esencial en que el niño recibe atención, cuidados y afectos necesarios para que su crecimiento y desarrollo sean normales".

"Los adultos suelen tratar a los niños de acuerdo con la edad que aparentan y no la que realmente tienen", comentó el experto. "En el caso de los niños con talla baja, es común que su sentido de autonomía se vea mermado al ser comparados con otros niños de su misma edad ?dada la maduración tardía de sus rasgos físicos- y que esto conlleve a que sus padres o profesores los sobreprotejan, situación que los hace aún más vulnerables al bullying".

Un retraso en el diagnóstico de talla baja puede ocasionar el detrimento no solo de la talla final sino de su salud integral por la falta de un tratamiento oportuno. "De ahí la importancia de mantener una estrecha comunicación entre padres e hijos, para detectar cualquier caso de maltrato psicológico o físico por parte de los compañeros, así como acudir con un especialista en endocrinología pediátrica y considerar la posibilidad de iniciar un tratamiento con hormona de crecimiento humana recombinante que pudiera apoyar en el desarrollo ideal del niño", finalizó el Doctor Blanco.

9/1/17

El Peligro del Resentimiento o Autocompasión... (extracto) [9-1-17]


El Peligro del Resentimiento o Autocompasión... (extracto)

Es la opinión del autor que la autocompasión no es otra cosa que el resentimiento volteado al revés. La autocompasión es el tipo cobarde de resentimiento; y cuando la persona se encuentra frustrada, al resentirse, se enconcha y se llena de autocompasión.

De tal manera que de aquí en adelante usaremos solamente el término de resentimiento, incluyendo en él a la autocompasión).

¿Qué es el resentimiento?
¿De dónde proviene?
¿Qué se puede hacer acerca de él?

Resentimiento se deriva del latín "re" y "sentire". "Sentire" quiere decir sentir, y "re" , nuevamente, o sea que el resentimiento nace de volver a sentir una lesión al orgullo o una lesión al propio ego. Por lo tanto, cuando hay algo que lesiona nuestro orgullo, nos enojamos, irritamos o molestamos, pero aún no estamos resentidos. Esta lesión sería leve de no ser porque con el resentimiento volvemos a sentirla; la nutrimos, la removemos, la cultivamos.

Estamos lastimados e infectamos la herida porque volvemos a 'rascarla' , volvemos a sentirla, y una vez infectada, un antibiótico positivo podrá curarla y eliminarla.

El único en el área del odio, hacia el que todo resentimiento se dirige, es el amor.

De este pequeño análisis resultan tres verdades importantes y aparentes:

1.- Nosotros obtendremos resentimientos del orgullo.

Tendremos siempre esta tendencia , ya que el orgullo lo llevaremos hasta la muerte; pero podemos aminorarlo y eliminar mucho de él, por medio de su antónimo: LA HUMILDAD.

Muchas personas en este mundo piensan equivocadamente que pueden eliminar muchas pasiones, por ejemplo: la vanidad. Esto nos hace recordar la historia de un profesor que enseñaba sobre la vida espiritual, y que decía a sus alumnos que trataran de eliminar una pasión por año; pero esto no puede lograrse.

Nosotros tenemos siete pasiones básicas, siete impulsos a la acción, siete tendencias fundamentalmente humanas.

Es la ley de la carne peleando contra la ley del espíritu, mencionada por San Pablo. pero estas tendencias no pueden ser eliminadas. Son necesarias para la vida, para la acción. Son buenas por sí mismas, pero cuando tienden a salirse de su cauce normal es nuestra obligación controlarlas.

Cerrar los ojos a ellas es lo que en psiquiatría se llama represión, y es responsable de muchas neurosis.

Veamos un ejemplo: Todos tendemos a enojarnos. Sin embargo se dice que existen quienes jamás se irritan o enojan, y también se dice que existen personas tan tontas en este mundo, que no cometen pecado.

Pero, amigos, nosotros no pertenecemos a esta clase, y esta es una buena tendencia: Nos da el impulso, el empuje, la iniciativa y todas las cosas necesarias para una buena vida.

Pero cuando damos rienda suelta al enojo como puerta a la frustración, al resentimiento, entonces está fuera de la razón y también lleva a la neurosis.

Estas tendencias estarán con nosotros hasta la muerte. Pero podemos gradualmente controlarlas y dirigirlas practicando la virtud opuesta: La Humildad

Por lo tanto, el corolario práctico a la verdad anterior será aprendera disminuir el número de veces de dar cabida al resentimiento en relación a la verdadera humildad que adquirimos día a día.

2.- Los resentimientos se ahondarán y crecerán dentro de nosotros, si volvemos a sentir las heridas.

Por tanto, no se quedarán ni crecerán si los dejamos ir y nos rehusamos a pensar y a volver a sentir la irritación.

La mayoría de las irritaciones se evaporarían rápidamente si en todas las ocasiones que nos sintamos lastimados o molestáramos con las personas, inmediatamente elimináramos de nuestro pensamiento el incidente.

Pero... ¿cuántas veces es lo contrario? En lugar de olvidarlo nos lo guardamos, pensamos en él, volvemos a sentirlo una y otra vez, y en sólo 24 horas, lo que era herida leve, se vuelve un hondo, profundo y peligroso resentimiento.

"¿Qué es lo que dijo?" "Ah, sí, quiso decir...." "¡El tal por cual !" "¡ Me la va a pagar!" "Me voy a desquitar" y..... el resentimiento engendró.... ¿recuerda?

¿Qué hacer? Olvídelo..... Él dijo tal y tal cosa, y ¿qué? Rehuse volver a sentir.
Y, ¿ sabe algo? Si alguien nos dice que somos tal o cual ¿lo somos o no lo somos?
Y si lo somos, ¿qué vamos a hacerle? Y si no lo somos ¿por qué vamos a enojarnos por ello?

3.-Eliminaremos los resentimientos que ya hemos adquirido no deseando solamente quitárnoslo, sino practicando actos positivos de Amor.

Nosotros debemos hacer el bien a aquellos que nos causan resentimientos. Debemos practicar actos positivos de Amor por ellos, y Amor es la buena voluntad de hacerlo.

De otra forma, continuaremos odiando, sin importar por cuánto tiempo o qué tanto queramos no resentir u odiar.

Y aquí también, entre más consistente sea el hábito de amar en nuestro diario vivir, menores oportunidades de resentimientos habrá y más fácil y rápidamente desaparecerá cuando surja un problema.

Las palabras nunca nos herirán ni nos cambiarán, a menos que lo deseemos.

No nos afectarán si estamos ocupados en ver lo que estamos haciendo y cómo vamos, en vez de escuchar lo que la gente habla de nosotros. Solamente Dios podrá aprobar o reprobar, absolver o condenar.

Los golpes y las pedradas podrán rompernos los huesos, pero las palabras no pueden hacerlo. ¿Alguien nos critica? Bueno, que lo haga.

Simplemente nosotros seguiremos nuestra ruta hacia una vida mejor, feliz, convencidos de que las municiones verbales no nos pueden dañar.

8/1/17

Una semana sin Facebook, ¿la solución para mejorar la autoestima?



Una semana sin Facebook, ¿la solución para mejorar la autoestima?

En Dinamarca se realizó un experimento en el que se les solicitó a usuarios frecuentes de la red social que la abandonaran durante 7 días. Cuáles fueron los cambios en los estados de ánimo de los stalkers


infobae.com

Facebook traspasó su condición de red social y se transformó en una parte inevitable de la rutina diaria. Sus usuarios dedican horas cada día, en sus celulares, computadoras o tablets, para inspeccionar la actividad de sus amigos. Fotos, reflexiones y comentarios varios en una plataforma en la que se hace culto de la felicidad.

La Universidad de Copenhague reunió a 1.095 personas con perfiles activos en Facebook. El 86% de ellos eran mujeres y el 14% restante, hombres. Todos procedentes de distintas partes de Dinamarca, con una edad promedio de 34 años y alrededor de 350 amigos en la red social analizada.

En primer lugar, se les pidió que realizaran un pre-test de 15 minutos que les permitía a los investigadores determinar quiénes estaría en el grupo de tratamiento y quiénes en el grupo de control. A la mitad de los participantes -del grupo primer grupo- se les pidió que no tuvieran contacto con Facebook, que ni siquiera abrieran su sesión durante una semana. Al otro grupo, se les dijo que siguieran con sus hábitos de siempre en la red social.

Transcurridos los 7 días, emergieron los resultados del estudio. Los participantes completaron otro test en el que el grupo de tratamiento reflejó una mejora significativa en el estado de ánimo con respecto a la semana anterior. Los stalkers -los usuarios que más controlan los movimientos en las redes de sus amigos- padecen un síndrome llamado "Facebook-envidia". Ellos fueron los que registraron un mayor aumento en su autoestima después de no usar la red social.

De los participantes del grupo de tratamiento que realizaron el test final, el 13% admitió caer en la tentación y haber usado Facebook en algún momento de la semana. La mayoría de los incumplidores aseguró que el desliz se había debido a una emergencia o que había sido un "accidente".

"Millones de personas se pasan horas en Facebook cada día, lo cual afecta su salud subjetiva", escribió el autor del informe Morten Tromholt. La revolución en las comunicaciones promovió una aproximación entre los puntos más lejanos del globo. Las personas están más conectadas entre sí que en ningún otro momento de la historia. Pero, ¿eso las hace más felices?

"No", respondió en forma tajante Tromholt. De hecho, los usos predominantes de Facebook -es decir, como un medio para comunicarse y obtener información sobre otros, como pasatiempo habitual- están afectando negativamente nuestro bienestar en varias dimensiones", continuó.

17/12/16

Experto en inteligencia emocional asegura que aprender a controlar las emociones propias y ajenas mejora la salud mental [17-12-16]


Experto en inteligencia emocional asegura que aprender a controlar las emociones propias y ajenas mejora la salud mental

Quien "expresa y controla" sus emociones y las de quienes le rodean tienen menos estrés laboral y más éxito en el trabajo

Aprender a expresar, comprender y finalmente "controlar" las emociones propias y ajenas es la clave para mejorar la salud mental de un individuo y la productividad de su empresa, también en tiempos de crisis, según el profesor de Psicología de la Universidad de Málaga Pablo Berrocal, coordinador de las I Jornadas de Inteligencia Emocional en el Ámbito de la Salud, celebradas esta semana en Madrid.

Según explicó a Europa Press el profesor Berrocal, quien también participó en estas jornadas promovidas por la Fundación Mutua Madrileña, la inteligencia emocional es "la capacidad que tenemos todos, en parte por genética y en parte como habilidad para desarrollar, para percibir nuestras emociones y las de otros, comprenderlas, expresarlas y canalizarlas en nuestro beneficio".

Lograr este dominio sobre nuestras emociones y las de quienes nos rodean mejora la salud mental y física, optimizando también la productividad de las empresas, ya que, según el experto, "un trabajador contento quiere ir a trabajar y producir lo más posible".

En este proceso, que requiere tiempo y dedicación, lo primero es evaluar el nivel de inteligencia emocional del individuo. "Hay que preguntar si expresa bien sus emociones o las inhibe; si sabe 'capitalizarlas' para potenciar sus aspectos positivos, como la creatividad o la capacidad de decisión, o si por ejemplo, comprende emociones complejas, como los celos o la vergüenza", explicó.

Después, se debe aprender "a vivir las emociones" --también las relacionadas con un alto estrés emocional, como las que pueden darse por ejemplo en un servicio de Urgencias-- y demostrar, dice, "las habilidades con las que se consigue canalizarlas a positivo".

"Aprender a escuchar 4 minutos más"

"En el caso de los profesionales de la sanidad, deben aprender a comunicar malas noticias, a escuchar al paciente cinco minutos más, ya que está demostrado que ésto mejora la relación con él, y en situaciones de estrés, a potenciar los aspectos positivos de nuestro trabajo y aceptar lo negativo, si no es evitable", indicó.

En la relación con los demás, lo principal consiste en optimizar las habilidades que nos permiten intuir cómo se sienten otros y "regular las emociones de los demás con lo que hacemos y dejamos de hacer, algo que todos hacemos todos los días de forma involuntaria y generalmente, negativa, logrando generan en los demás lo no buscado".

Según este experto, la inteligencia emocional de los profesionales de la sanidad ya es un factor a valorar en la selección de personal en Estados Unidos y una materia a impartir en los programas de formación, ya que manejar habilidades sociales "equivale a disfrutar de mejor salud mental, menos ansiedad y depresión y menos problemas con la gente con la que se desarrolla cada día el trabajo"

14/12/16

EL CHANTAJE EMOCIONAL [14-12-16]


EL CHANTAJE EMOCIONAL I

El chantaje emocional es un mecanismo en el que intervienen dos partes: el chantajista y su víctima.

El primero desea obtener algo de la segunda-que puede ser su pareja, un familiar, un amigo-, pero en lugar de hablarlo directamente, utiliza prácticas manipuladoras para conseguirlo. Su estrategia es evidente: intenta despertar el sentimiento de culpa en su presa, aprovechándose de su buena fe.

Busca los puntos débiles de esa persona para hacerla sentir inferior y convertirla en perfectamente
manipulable. En el fondo, el chantajista es una persona débil, que no confía en sí misma, por eso necesita engañar y utilizar las más rebuscadas argucias para conseguir lo que desea.

RETRATO DE UN MANEJADOR:

Dos son las características que mejor definen a un manipulador: sentimiento de inferioridad y egoísmo. Habitualmente tiene una autoestima muy baja y las únicas maneras que conoce de conseguir lo que desea son la mentira y el chantaje emocional.

Además sólo piensa en sí mismo.

Es una forma de actuar que seguramente aprendió en su infancia. En menor número, hay otro tipo de manipulador: el exclusivamente egoísta. Este no tiene ningún problema de autoestima, simplemente va a lo suyo y no tiene reparos en manipular a los demás para conseguir sus objetivos.

EL CHANTAJE EMOCIONAL II

El chantaje emocional es un mecanismo en el que intervienen dos partes: el chantajista y su víctima. El primero desea obtener algo de la segunda-que puede ser su pareja, un familiar, un amigo-, pero en lugar de hablarlo directamente, utiliza prácticas manipuladoras para conseguirlo. Su estrategia es evidente: intenta despertar el sentimiento de culpa en su presa, aprovechándose de su buena fe.

Busca los puntos débiles de esa persona para hacerla sentir inferior y convertirla en perfectamente manipulable. En el fondo, el chantajista es una persona débil, que no confía en sí misma, por eso necesita engañar y utilizar las más rebuscadas argucias para conseguir lo que desea.

RETRATO DE UN MANEJADOR:

Dos son las características que mejor definen a un manipulador: sentimiento de inferioridad y egoísmo. Habitualmente tiene una autoestima muy baja y las únicas maneras que conoce de conseguir lo que desea son la mentira y el chantaje emocional.
Además sólo piensa en sí mismo.

Es una forma de actuar que seguramente aprendió en su infancia. En menor número, hay otro tipo de manipulador: el exclusivamente egoísta. Este no tiene ningún problema de autoestima, simplemente va a lo suyo y no tiene reparos en manipular a los demás para conseguir sus objetivos.

TÁCTICAS ÚTILES PARA PRESERVARSE:

Las especialistas Gloria Husmann y Graciela Chiale, autoras de "La trampa de los manipuladores", recomiendan sobrevivir a estos espécimes siguiendo estas pautas:

* NO TE JUSTIFIQUES:

Esto es fundamental. El manipulador tratará por todos los medios de que lo que hagas para mantener su dominio y superioridad. Justificarse significa sumisión. Optá por protegerte
usando, por ejemplo, el humor para salir de la situación (lo trataremos más adelante).

* SE SINTÉTICO EN LA COMUNICACIÓN:
Usá frases cortas y darás menos posibilidades a la crítica. Pensá que todo lo que digas podrá ser usado en tu contra.

* USÁ EL SENTIDO DEL HUMOR:
Siempre que el contexto y tus fuerzas te lo permitan, bromea sobre vos misma, sobre tus equivocaciones u olvidos. Así lo descolocarás.




EL CHANTAJE EMOCIONAL III

* COPIÁ LOS REFRANES QUE USA EL MANIPULADOR:
Proverbios, refranes y hasta frases hechas son un buen recurso, porque estos personajes los utilizan como verdades indiscutibles. Los mejor es usar exactamente los mismos que ellos para aplicarlos en respuesta a sus reclamos.

* UTILIZÁ UN MODO IMPERSONAL:
Amparate en el anonimato. El "se hace" y "el se dice" darán la sensación de que hablás de otras personas, aunque el mensaje esté dirigido al manipulador.

* ES POSIBLE DECIR "NO":
Algunos manipuladores solicitan que los demás hagan cosas por ellos, como si fueran sus lacayos. Cordialmente y con una sonrisa, aprendé a decir "ahora no puedo".

*TRATÁ DE EVITAR DISCUTIR:
Son trampas de las que es difícil salir.No entres en su juego para que te desvalorice después. Un manipulador experto puede lograr que se lo agreda para luego asumir el papel de víctima y conseguir así lo que busca.

* APLICÁ LA IRONÍA:
Es un esfuerzo grande, lo sabemos, pero con sutileza y simpatía se pueden conseguir mejores resultados que con la provocación y la pelea.

* NO TE DEJES EXTORSIONAR:
Sobre todo cuando optes por decir no a sus pedidos, no permitas que te presione con cosas que nada tienen que ver con ese momento específico.

* CONFIÁ EN TUS DECISIONES:
Un manipulador tiende a criticar todo y a todos. La víctima siente que haga lo que haga, siempre será censurada. Mentalizate en que tu decisión es la correcta y no te dejes llevar por lo que él piense.

* MANTENETE ESCÉPTICO A SUS HALAGOS:
Es una estrategia para que la víctima no se aleje. Si el manipulador nota un cambio de actitud, puede emplear la seducción, la conquista y los halagos con los que empezó la relación. No caigas en su trampa.